En 6 años de proyecto en Burkina Faso, ¿cuáles son los resultados para los niños?

Al inicio de 2021, el IBCR dirige su mirada a África y a Burkina Faso, donde ha finalizado un proyecto ejecutado desde 2015. Durante estos años de acción, el IBCR y sus socios han trabajado para reforzar las profesiones de los sectores de la seguridad, la justicia y el trabajo social en el ámbito de los derechos y la protección de la infancia. 6 años después, los resultados están ahí, y los cambios concretos son visibles, lo que repercute positivamente en los niños de Burkina Faso.

Este es el segundo proyecto de importancia que la Oficina ha completado en las últimas semanas. Es posible que haya seguido el cierre del proyecto Batela Mwana, un proyecto similar que perseguía el fortalecimiento de las profesiones en los sectores de la seguridad, la justicia y el trabajo social en la República Democrática del Congo. Ahora le toca a nuestro proyecto en Burkina Faso llegar a su fin y transmitir las herramientas necesarias a las instituciones y organizaciones locales para que puedan continuar la acción iniciada por nuestra intervención.

Dos proyectos similares al mismo tiempo

En 2015, la Oficina se embarcó en dos grandes proyectos sobre el mismo tema, pero en dos países diferentes: La República Democrática del Congo y Burkina Faso. Las acciones de cada proyecto se han adaptado a los contextos locales y a las necesidades expresadas, pero, en general, se ha trazado un camino similar: el de acompañar al Estado, a sus instituciones y a las organizaciones locales en la mejora de la protección de los niños del país, que entonces se enfrentaban a muchas situaciones de vulnerabilidad y carecían de confianza en las instituciones y personas que debían protegerlos.

 

Un proyecto de capacitación para las fuerzas de seguridad, la judicatura, la Guardia de Seguridad Penitenciaria y el trabajo social sobre la protección de la infancia en Burkina Faso

El proyecto se centró especialmente en la capacitación del personal de algunos sectores clave de la protección de la infancia: seguridad, justicia (judicatura y guardia de seguridad de las prisiones) y trabajo social. Gracias a la introducción de nuevos procedimientos para enmarcar las intervenciones de cada actor, y a la integración de módulos sobre los derechos del niño en los planes de formación de las profesiones a las que se dirige, el personal al que se dirige pudo cambiar sus actitudes y desarrollar las habilidades necesarias para actuar en todo momento en el interés superior del niño. El proyecto ha permitido así que los niños en contacto con la justicia en Burkina Faso tengan acceso a servicios más respetuosos con sus derechos, formando y equipando a los profesionales que interactúan con ellos.

En todas nuestras intervenciones, actuamos para apoyar y fortalecer a los actores locales encargados de proteger a los niños, proporcionando apoyo técnico basado en nuestra experiencia. Dado que nuestra presencia pretende ser temporal, hacemos todo lo posible para que las instituciones y organizaciones locales de protección de la infancia se apropien de nuestras acciones y puedan seguir aplicándolas después de nuestra partida, para permitir que todos los niños de un país o región estén mejor protegidos. Así, el IBCR ha actuado en estrecha colaboración con los ministerios, las direcciones y los servicios implicados, así como con la sociedad civil de Burkina Faso, para lograr un cambio adaptado y sostenible en favor de los niños del país.

 


[su_row][su_column size=»3/5″]

Resultados convincentes, 6 años después:

  • 7.759 profesionales, entre ellos 835 mujeres, han sido sensibilizados, equipados y formados sobre los derechos del niño y las buenas prácticas de protección de la infancia en Burkina Faso.
  • 17.466 profesionales se han beneficiado indirectamente de las acciones del proyecto y ahora están mejor equipados para proteger a los niños.
  • El 100% de las partes implicadas entrevistadas durante las actividades del proyecto ofrecen ahora servicios más respetuosos con los principios de protección y participación de niñas y niños en todos los sectores.
  • Un total de 295 horas de cursos sobre los derechos del niño y las prácticas adecuadas se han incorporado a los programas de formación profesional de la policía, la gendarmería, el sector social, la judicatura y la Guardia de Seguridad Penitenciaria de forma permanente, obligatoria y evaluada.
  • 270 personas, entre ellas 54 mujeres, fueron formadas y certificadas para impartir los nuevos cursos creados en el marco del proyecto, dentro de las distintas escuelas de formación asociadas.
  • Se han difundido 4 métodos operativos y se han integrado nuevas prácticas en los marcos de referencia del Estado, para aclarar las funciones, las responsabilidades y las formas de actuar de los actores del sistema de protección de la infancia dentro de una vía común y armonizada para los niños en contacto con la ley
[/su_column][su_column size=»2/5″]

[/su_column][/su_row]

 

Las acciones del proyecto han dado lugar a los siguientes cambios: 

[su_row] [su_column size=»1/2″ class=»blocCouleur gris»]
  1. Las prácticas profesionales están más adaptadas a los niños y respetan sus derechos.

El enfoque de la justicia de menores está evolucionando; se está internando a menos niños (el 20% de los casos tratados en 2019 frente al 41% en 2015) y se da prioridad a las alternativas a la detención o la custodia. El personal judicial en su conjunto es cada vez más sensible a los derechos del niño y muestra más respeto, paciencia y compasión por los niños que recibe. Los niños están mejor informados y más invitados a dar su opinión. La confidencialidad se respeta mejor y las prácticas evolucionan para tener en cuenta las especificidades de género de los niños en su acompañamiento.

[/su_column][su_column size=»1/2″ class=»blocCouleur jaune»]
  1. Se ha reforzado la colaboración entre sectores y se ha potenciado el papel transversal del trabajo social.

Mientras que antes sólo intervenían ocasionalmente en el acompañamiento de los niños en contacto con la ley, los trabajadores sociales se encuentran ahora en todas las etapas de su recorrido, desde su llegada a las brigadas hasta su acompañamiento en los tribunales, cuando es necesario. Se trata de un paso importante para garantizar el respeto de los derechos de los niños durante el proceso, crear una relación de confianza con ellos y permitirles beneficiarse de una asistencia psicosocial de calidad.

[/su_column][/su_row] [su_row class=»vcenter»][su_column size=»1/2″ class=»blocCouleur bleu»]
  1. Los profesionales están mejor formados y equipados para respetar los derechos de los niños.

La integración de los kits de formación en las escuelas ha permitido a los profesionales actuales y futuros de los tres sectores afectados por el proyecto desarrollar una mejor comprensión de los derechos del niño, adoptar prácticas adaptadas a los niños y garantizar una mayor protección de los derechos del niño de acuerdo con las normas internacionales.

A través de estos cursos se han formado 6.591 alumnos, entre ellos 634 mujeres, cifra que seguirá creciendo año tras año a medida que se imparta el curso, permitiendo una transformación global y sostenible de las prácticas.

[/su_column][su_column size=»1/2″ class=»blocCouleur gris»]
  1. Al trabajar directamente con el Gobierno de Burkina Faso, el proyecto ha promovido la adopción de directivas, órdenes ministeriales y medidas institucionales que consolidan los derechos reconocidos a los niños, especialmente a las niñas.

En particular, las estructuras del Estado se han comprometido a continuar la enseñanza y la formación del proyecto, y a reforzar la aplicación de las recomendaciones dadas por la ley y/o el proyecto. Por ejemplo, el cumplimiento de los plazos de custodia policial o de las investigaciones sociales, el nombramiento de un funcionario de la sección de menores en cada centro penitenciario, o el nombramiento de un trabajador social como referente de cada comisaría y brigada de la gendarmería.

[/su_column] [/su_row]

Así, los derechos de más de 1.261.250 niños están mejor protegidos y se respetan en Burkina Faso.

[su_row][su_column size=»1/3″]

Evento de clausura, Ouagadougou, 2021

[/su_column][su_column size=»2/3″] [su_quote cite=»Martin Causin, Jefe de proyecto, octubre 2020″]

El éxito de la puesta en marcha de este proyecto y los grandes cambios logrados para un mejor respeto de los niños en contacto con la justicia se deben también en gran medida a la movilización y a la gran implicación de nuestros socios del Estado burkinés. Este proyecto ha sido realizado por y para el Estado y este fuerte compromiso se ha dejado sentir en todas las etapas. Esto ha permitido una transición natural hacia una mayor sostenibilidad

[/su_quote] [/su_column][/su_row]

 

> Para más detalles sobre el proyecto y sus logros, puede consultar el folleto de fin de proyecto : 

Un proyecto de capacitación para las fuerzas de seguridad, la judicatura, la Guardia de Seguridad Penitenciaria y el trabajo social sobre la protección de la infancia en Burkina Faso

[su_row][su_column size=1/1 class=»blocCouleur gris»]

Este proyecto no habría sido posible sin nuestros socios, a los que expresamos nuestro más sincero agradecimiento:

  • Global Affairs Canada, por su apoyo financiero
  • A todos nuestros socios en Burkina Faso, y en particular a las instituciones y ministerios implicados, por su constante participación en las acciones del proyecto, lo que ha permitido la valorización y sostenibilidad de las acciones realizadas. Su apropiación del proyecto y de sus mensajes es sin duda una de las garantías de su éxito.
[/su_column][/su_row]

 

¿Qué es lo siguiente?

La Oficina Internacional de los Derechos del Niño no descarta continuar su labor y apoyar al gobierno de Burkina Faso en el fortalecimiento de su sistema de protección de la infancia en el futuro. Actualmente se están discutiendo varios proyectos con las autoridades canadienses y burkinesas, que podrían ver la luz en los próximos años.

Manténgase informado, únase a nuestra comunidad suscribiéndose a nuestro boletín.

Más información sobre el proyecto y sus resultados