Proyecto Honduras: Buenas practicas identificasas para combatir la trata de personas en la región

El pasado mes de octubre tuvo lugar en Tegucigalpa (Honduras) un evento regional organizado por el IBCR y la CICESCT (socio del proyecto contra la Trata de personas del IBCR en Honduras). Los principales actores se reunieron durante cuatro días en un espacio único de intercambio y aprendizaje conjunto para reforzar la coordinación y la capacidad regional de lucha contra la trata de personas.

Participaron en el congreso 140 profesionales de los países de la región -Belice, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Panamá-.

La mitad de los actores clave de los sectores de la policía, la justicia o los actores institucionales y estatales pudieron participar en el congreso de forma presencial, mientras que otra mitad pudo participar en línea a través de una transmisión en vivo. 

El congreso consistió en una mezcla de conferencias y mesas de trabajo:

  • Las conferencias, impartidas por especialistas, sirvieron para recordar el contexto, así como los retos y problemas, y las buenas prácticas ya aplicadas. Los temas tratados fueron: la situación de la trata en la región, los retos y las buenas prácticas en los sectores policial y judicial, cómo centrarse en la atención a las víctimas de la trata, en particular las mujeres y las niñas y las poblaciones más expuestas, qué coordinación es necesaria entre las instituciones para luchar contra el delito de forma global.

  • Las mesas de trabajo se centraron en la identificación de buenas prácticas que deben aplicarse o mejorarse para reducir el delito de la trata y proteger mejor a las víctimas. Se formaron seis grupos de trabajo, compuestos por varios expertas y expertos de diferentes países, que siguieron una metodología de identificación de buenas prácticas y recomendaciones prácticas para su aplicación.

 

Ya está disponible un informe basado en las recomendaciones, que se ha difundido con el fin de difundir las mejores prácticas más allá de los presentes en el congreso.

Las buenas prácticas identificadas son las siguientes:

  • Garantizar los procedimientos operativos estándar (SOP) en la región.
  • Fortalecer y actualizar los protocolos de atención interinstitucional para la identificación de las víctimas de la trata de personas, de manera que las víctimas puedan ser protegidas adecuadamente y se sientan seguras al momento de presentar la denuncia, incluyendo un trato humano e integral por parte de todos los funcionarios e instituciones involucradas.
  • Mejorar y mantener los equipos multidisciplinares para un enfoque integral que reduzca la revictimización en los casos de trata.
  • Obtener justicia y reparación para las víctimas, aunque algunas de ellas decidan no participar en el proceso penal.
  • Disponer de equipos de respuesta inmediata (ERI) y de equipos especializados para garantizar la atención a la víctima antes, durante y después.

Lea el informe

Este año está previsto celebrar un segundo taller regional que continuará esta labor de colaboración y fortalecimiento de los vínculos entre los distintos agentes clave de la región.

Más información sobre el proyecto