Junto con sus socios, la Oficina trabaja para prevenir todas las formas de abuso, violencia, explotación y negligencia, incluida la pornografía infantil, la trata, la prostitución, el matrimonio precoz o forzado, el turismo sexual y la violencia sexual. La Oficina trabaja con los gobiernos, las instituciones públicas, el sector privado formal e informal y las comunidades para combatir la explotación sexual de los niños y valorisar las voces de los niños implicados o susceptibles de serlo.

¿Cómo lo hacemos?

La lucha contra la explotación sexual de los niños en el turismo y la industria de los viajes

La lucha contra la explotación sexual de los niños en el turismo y la industria de los viajes es uno de los objetivos prioritarios de la Oficina. Como representante canadiense del Código desde 2011, las acciones de la Oficina se dirigen al sector formal e informal de la industria del turismo, al fin de la tolerancia social a la explotación sexual infantil y al enjuiciamiento de los involucrados o de los que promueven el turismo sexual infantil. Las intervenciones de la Oficina tienen como forma campañas de sensibilización, como la de las leyes extraterritoriales llevadas a cabo con el público en general, así como de proyectos multianuales de creación de capacidad para los actores de primera línea. Este tipo de acción incluye diagnósticos preliminares, ejercicios de mapeo, el desarrollo de estrategias de capacitación-información y la creación de capacidad para las redes locales y los actores de protección de la infancia.

La lucha contra la trata de niños

Según el Protocolo de Palermo, ratificado por el Canadá en mayo de 2002, la trata de niños se define como el reclutamiento, el transporte, el alojamiento o el cuidado de un niño para su explotación, como la explotación sexual y el trabajo forzoso. Para combatir este fenómeno, la Oficina tiene tres objetivos generales: (1) garantizar que los derechos de los niños víctimas de la trata estén mejor protegidos, (2) prevenir la trata de niños y (3) contribuir a la reducción de la delincuencia promoviendo una mejor comprensión de la cuestión de la trata de niños. La Oficina ha intervenido en Quebec, Perú, Costa Rica y la República Democrática del Congo, a través de estudios, campañas de sensibilización y capacitación de trabajadores comunitarios que trabajan con jóvenes.

La lucha contra la violencia sexual

La violencia sexual contra los niños es una grave violación de sus derechos y sigue siendo una realidad que afecta a todos los países, sociedades y grupos sociales. En respuesta a esta cuestión, la Oficina actúa para garantizar que los derechos de los niños víctimas o en riesgo sigan siendo el centro de las responsabilidades de las instituciones gubernamentales y no gubernamentales. En Burundi, la Oficina llevó a cabo un estudio sobre el alcance y las manifestaciones de la explotación sexual de niñas y niños, durante el cual se entrevistó a casi 300 niños encarcelados, que vivían en la prostitución, en las calles, empleados como sirvientes domésticos, en la industria pesquera u otros.

Nuestras otras áreas de intervención